Energía Solar Térmica

¿QUÉ ES LA ENERGÍA SOLAR TÉRMICA?









La energía solar térmica o energía termosolar se define como el aprovechamiento de la energía del Sol para generar calor mediante el uso de colectores o paneles solares térmicos.

Esta energía solar se encarga de calentar el agua u otro tipo de fluidos a temperaturas que podrán oscilar entre 40º y 50º, no debiendo superar los 80º.

Esta agua caliente se podrá usar posteriormente para la producción de agua caliente destinada al consumo de agua doméstico (ACS), ya sea agua caliente sanitaria o calefacción.

INSTALACIONES SOLARES TÉRMICAS

Sistema solar por Termosifón

Un termosifón funciona de la siguiente manera. Se coloca el panel solar térmico de manera que transmita el calor al punto más bajo del circuito cerrado de agua. Esto pone el agua en movimiento, de tal forma que el agua caliente sube hasta el punto más alto del circuito. Este punto alto está en contacto con un acumulador, conectado a un circuito abierto de agua. En el acumulador se acumula agua fría. Gracias al calor que transmite el agua caliente del circuito cerrado, el acumulador, y a la vez el agua de su interior, se calienta. El agua del interior del acumulador es la que provee agua caliente a la vivienda mediante las placas solares.

INFORMACIÓN

Algunos fabricantes permiten la instalación de equipos de apoyo, como calderas, para proporcionar el aporte calorífico necesario cuando los paneles solares no sean capaces de suministrarlo.

Sistema solar térmico por circulación forzada

El sistema de circulación forzada funciona de una manera muy distinta al termosifón, y debes tenerlo en cuenta cuando estés eligiendo que tipo de sistema vayas comprar.

El termosifón forzado se llama así porque fuerza el movimiento de agua en el circuito cerrado mediante una bomba, y esa es una gran diferencia con el termosifón. De esta forma, mueve de forma artificial el agua caliente no hasta el punto más alto del circuito cerrado, como pasaba con el termosifón, sino que lo hace bajar del tejado hasta el interior de la vivienda, donde se encuentra el acumulador.

INFORMACIÓN

Este sistema dispone de muchas ventajas respecto al anterior.

Al estar instalado el Depósito de Acumulación en el interior de la vivienda quedará protegido de las inclemencias del tiempo con lo que alargarás su vida útil hasta tres veces más y además tenemos la opción de instalar uno de tamaño mayor, que nos permita calentar masas de agua mayores. Por otro lado, este sistema permite la instalación de equipos de apoyo, como calderas, para proporcionar el aporte calorífico necesario cuando los paneles solares no sean capaces de suministrarlo, siendo común en estos casos utilizarlos como sistema híbrido de calefacción y agua caliente.

SISTEMA TERMOSIFÓN VS SISTEMA FORZADO

Termosifón

- VS -

Sistema forzado

Circuito cerrado corto, acumulador en el tejado

- VS -

Circuito cerrado largo, acumulador en el interior de la vivienda

Movimiento del agua del circuito cerrado por medio de la física

- VS -

Movimiento del agua del circuito cerrado por medio de una bomba

Ahorro de energía y un sistema menos propenso a averías

- VS -

Alargamiento de la vida útil del acumulador y posibilidad de mayor capacidad del acumulador

Mayor desgaste del acumulador por estar a la intemperie

- VS -

Mayor gasto de energía al mantener la bomba en funcionamiento

Perfecto para casas unifamiliares que puedan instalar el sistema en el tejado

- VS -

Perfecto para casas que no pueden sostener un acumulador en el tejado o edificios comunitarios

Capacidad de entre 150 y 300 litros

- VS -

Capacidad superior a 300 litros

Sistema más económico

- VS -

Mayor inversión inicial

ACUMULACIÓN SOLAR

La energía solar térmica, no se consume en su totalidad instantáneamente, ya que depende de la demanda existente en cada momento, por lo que, para no desaprovecharla, es necesario acumularla.

Por ello, necesitamos un sistema de acumulación del agua caliente de consumo, para que se pueda suministrar a medida que se va demandando.

Esto se consigue con los “Acumuladores” o “Interacumuladores”, que no son más que depósitos con capacidad y aislamiento suficiente para evitar, en lo posible, las pérdidas de energía.

En función de dónde se ubique el Depósito de Acumulación podemos tener dos tipos de instalación: “Termosifón” o de “Circulación Forzada”.

Enviar a WhatsApp